El uso de CBD puede ser un alivio para personas con enfermedad cardiovascular

Escrito por Anden Naturals

Las investigaciones muestran cómo el CBD ofrece potenciales beneficios para reducir la presión arterial, promover la pérdida de peso y atenuar las inflamaciones del corazón producidas por las miocarditis, una de las causas de la insuficiencia cardíaca.

Pies, tobillos y piernas inflamados, dificultad para respirar, con o sin esfuerzo físico, y fatiga aún cuando se está sentado en una silla o acostado sobre la cama. Estos son los principales síntomas que padecen las personas afectadas por la insuficiencia cardíaca, el cual puede ser un severo trastorno cardiovascular -dependiendo de la clasificación en que se encuentre el paciente-, que se ha convertido en un problema de salud pública debido a su alto impacto.

De acuerdo a un estudio publicado a finales del año pasado en la Revista Europea de Cardiología Preventiva, esta dolencia ha pasado de afectar de 33,5 millones de personas en todo el mundo en 1990, a más de 64 millones al año 2017 [1].

La insuficiencia cardíaca se produce cuando el corazón pierde funcionalidad por diversos motivos , y por esta razón deja de bombear adecuadamente la sangre hacia el cuerpo, de tal manera que el suministro de oxígeno y nutrientes sufre un impacto relevante. Una condición debilitante que supone un obstáculo para la realización de una vida normal [2].

Los tratamientos para esta dolencia son variados y exigen cambiar estilos de vida para perder peso, reducir el consumo de sal y controlar el estrés además de terapia farmacológica. Y, en casos extremos, se puede necesitar la implantación de un dispositivo de asistencia ventricular o incluso un trasplante de corazón. Además, los pacientes con insuficiencia cardíaca deben tomar medicamentos que los ayuden a evitar la formación de coágulos, entre otros medicamentos. El objetivo de la medicación es que el corazón trabaje menos y se reduzca el riesgo de tener ritmos cardíacos anormales [3].

Los estudios recientes referidos a los beneficios que puede ofrecer el cannabis de uso medicinal para disminuir la presión arterial, mitigar la obesidad o reducir las inflamaciones, son un camino prometedor para quienes sufren de dolencias cardiovasculares que requiere aún de estudios concluyentes. No obstante, las mismas investigaciones señalan que se debe ser cauteloso en este tema, ya que los dos principales cannabinoides presentes en el cannabis terapéutico, el cannabidiol (CBD) y el tetrahidrocannabinol (THC), tienen efectos  sobre el sistema cardiovascular de manera muy diferente.

El CBD y el corazón

Las investigaciones referidas a la relación entre el cannabidiol (CBD) y las enfermedades cardiovasculares, muestran cómo el CBD ofrece potenciales beneficios para reducir la presión arterial, promover la pérdida de peso y atenuar las inflamaciones del corazón producidas por las miocarditis, una de las causas de la insuficiencia cardíaca. Sin embargo, son estudios que requieren confirmación en estudios clínicos randomizados en pacientes con dichas enfermedades para dar afirmaciones concluyentes. 

Un estudio cruzado aleatorio realizado por la Sociedad Americana de Investigación Clínica señala que el CBD reduce la presión arterial de un grupo de voluntarios que tomaron dosis variadas de esta sustancia [4]. Asimismo, investigadores del departamento de Biotecnología de la Universidad Daegu (Corea del Sur), determinaron que el CBD produce efectos positivos sobre el metabolismo. Al activar la degradación y oxidación de la grasa corporal funciona como un agente terapéutico potencialmente prometedor para la prevención de la obesidad [5], un factor clave en el desarrollo de dolencias cardiovasculares.

Finalmente, un equipo multidisciplinario de investigadores estadounidenses, israelíes, húngaros, suizos y chinos, determinó que, debido a las propiedades antiinflamatorias del CBD, este podría proteger los tejidos del sistema cardiovascular, ayudando a disminuir la inflamación asociada a  la miocarditis (la inflamación  del músculo cardíaco) [6].

Precauciones con el THC

El delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) es uno de los principales compuestos presentes en la planta de cannabis sativa y es el responsable de sus efectos psicoactivos. Según un estudio publicado en el año 2020 por la Sociedad Americana del Corazón, en el que se evalúa el perfil de seguridad y eficacia del THC en relación a la salud cardiovascular, los análisis observacionales no demuestran beneficios cardiovasculares vinculados con este cannabinoide. 

Por el contrario, según la investigación, el THC puede elevar la frecuencia cardiaca, y por consiguiente elevar la demanda de oxígeno al miocardio lo cual se asocia estrechamente al estrés oxidativo. Es decir, la producción excesiva de radicales libres y la falta de antioxidantes para combatirlos [7].

De otro lado, un estudio centrado en los efectos del tetrahidrocannabinol presente en productos comestibles como gomitas, caramelos, y en la formulación para vaporizadores, evidencia los perjuicios que esta sustancia puede provocar en el sistema cardiovascular.

Los resultados de una investigación, publicada en el Journal of Clinical Medicine, señalan que tanto el THC vaporizado u oral , poseen usualmente altas concentraciones de THC, lo cual se asocia no solo a un mayor consumo de la sustancia, sino también a posible relación con el desarrollo  de infarto agudo de miocardio [8].

Prudencia y más discusión

Si bien está claro que el CBD posee propiedades ventajosas para reducir los riesgos de desarrollar enfermedades cardiovasculares o controlar sus síntomas, y que el THC se asocia más bien con potenciales disturbios del ritmo cardíaco normal, en lo que la ciencia converge es en  la necesidad de mayores estudios, a corto y largo plazo, para determinar con firmeza si el cannabis medicinal es un factor de riesgo para las dolencias cardiovasculares como la insuficiencia cardíaca.

Es  crucial que las investigaciones científicas ayuden a comprender los riesgos coronarios asociados al cannabis de uso terapéutico y, en particular, que todo intento de tratamiento coadyuvante, incluso con CBD, sea debidamente valorado por un médico especialista y cuente con un seguimiento estrecho por parte de los profesionales de la salud capacitados.

REFERENCIAS

[1] Burden of heart failure and underlying causes in 195 countries and territories from 1990 to 2017.  European Journal of Preventive Cardiology, Volume 28, Issue 15, December 2021, Pages 1682–1690,

https://academic.oup.com/eurjpc/article/28/15/1682/6133248

[2]https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/heart-failure/symptoms-causes/syc-20373142

[3 ] https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000158.htm

[46]A single dose of cannabidiol reduces blood pressure in healthy volunteers in a randomized crossover study. American Society for Clinical Investigation, issuing body. 2017.

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28614793/

[5]Cannabidiol promotes browning in 3T3-L1 adipocytes. Molecular and Cellular Biochemistry. 2016.

https://link.springer.com/article/10.1007/s11010-016-2702-5

[6]Cannabidiol Limits T Cell-Mediated Chronic Autoimmune Myocarditis: Implications to Autoimmune Disorders and Organ Transplantation. Molecular Medicine Society. 2016.

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26772776/

[7]Medical Marijuana, Recreational Cannabis, and Cardiovascular Health: A Scientific Statement From the American Heart Association. 2020.

https://www.ahajournals.org/doi/10.1161/CIR.0000000000000883

[8] The Impact of Marijuana on the Cardiovascular System: A Review of the Most Common Cardiovascular Events Associated with Marijuana Use. Journal of clinical medicine. 2020.

https://www.mdpi.com/2077-0383/9/6/1925